All posts by Entrevista Por Kirsten Anderberg

Contra La Pared: Pablo Paredes Resistir La Guerra

El oficial en activo del ejército naval (Navy), Pablo Paredes, se convirtió en el primer miembro de la Navy de negarse a pelear en la guerra en Irak cuando se negó a abordar un barco de la Navy que se dirigÍa a Irak en diciembre. Pablo trató de obtener una solicitud de “conscientious objector” (negarse a participar por razones políticas o religiosas), pero se lo negaron por no cuplir con los criterios, dejando a Pablo vulnerable a la persecucion legal.

El 11 de mayo lo sentenciaron en una corte marcial militar pero recibió una sentencia menor de lo que esperaba: dos meses de restricción, tres meses de trabajo pesado sin estar confinado y reducción de su rango a E-1. La acusasión había pedido el triple de trabajo pesado.

Durante la sentencia de Paredes se le permitió explicar sus razones por las que se negó a participar en la guerra de Irak: “soy culpable de creer que esta guerra es ilegal. Soy culpable por creer que la guerra en todas sus formas es inmoral y vana, y soy culpable por creer que como miembro del servicio tengo la obligacion de negarme a participar en esta guerra por ser ilegal. Hizo referencia a testimonios de expertos que muestran que la guerra es ilegal porque no fue en defensa propia o autorizada por Naciones Unidas.

La parte acusadora, Teniente Brandon Hale comentó que Paredes “está tratando de infectar al ejercito con su propia filosofía de la desobediencia. Los marinos de todo el mundo van a querer saber si esto va a ser tolerado. Los marinos quieren saber si hacer lo que el hizo es una buena manera de evitar que los envíen a la guerra.”

Entrevista a Pablo vía e-mail el 6 de mayo, 2005.

Kristen: Lo que hiciste toma mucho valor. ¿Qué hiciste la noche anterior a esta acción?

Pablo: Me la tomé muy tranquilo. Vi a unos cuantos amigos y me acosté temprano. Hablé con mi esposa en el teléfono durante horas y horas, y dormí muy poco. Supongo que todo sucedió demasiado rápido para prepararme adecuadamente.

¿Cómo tomaste estas decisiones? ¿Cómo llegaste a la decisión de tomar acción y dejar que tu conciencia triunfara sobre tus temores?

Bueno, fue espontáneo. Un momento estábamos discutiendo sobre maneras irracionales de ser expulsado del ejército, como drogas o heridas (hechas personalmente) cuando enmedio de todo esto, un e-mail que me mandó un amigo desde Japón cambió todo. Mi amigo lo dijo inocentemente y sin saber que sería un comentario que me abriría los ojos: “¿por qué no te niegas a ir?” Es una solución demasiado simple a un problema muy complejo, pero casi siempre es la mejor manera de actuar. En el fondo yo no quería. Me negaba a participar en esta guerra ilegal e inmoral, así que por qué no decirlo y olvidarme de todas las ideas ridículas que ignoran la raíz del problema.

¿El valor de alguien más te sirvió de inspiración para actuar así?

Me han inspirado personas como Camilo Mejía y Carl Webb después de los hechos, pero en esos momentos yo no estaba familiarizado con sus situaciones. No sé cómo explicarlo, pero nó fue un momento de temor, fue una oportunidad. Después de cuatro anos y medio, en un momento de mi vida en donde mis creencias y valores eran completamente incompatibles con el servicio militar, estaba esperando un momento como este para seguir mis convicciones y no de ellas, como lo había estado haciendo durante un tiempo. Así que de alguna manera fue liberador, me permitió hacer algunos sacrificios que limpiaron mi concienca de la mancha que me había dejado ayudar a nuestras fuerzas armadas en la causa bélica. Cuando mi madre se confesaba en la iglesia (ella es católica) siempre regresaba sintiendo que su conciencia estaba limpia y que le habían quitado un peso de encima. Así me sentí.

¿En algunos reportages que leí, decías que una estancia en Japón recientemente cambió tu visión del mundo de muchas maneras. Me pregunto si puedes hablar sobre esto.

En la actualidad Japón es un buen lugar para comparar con Estados Unidos, de muchas maneras y para pensar critícamente sobre nuestra situación. Es una economía similar, pero hay diferencias muy notorias. En Japón el número de personas sin casa es insignificante comparado con Estados Unidos. Los niveles de criminalidad también son mínimos en comparación. En Japón los valores morales de la mayoría, aunque más agnósticos de lo que nos gusta pensar de nosotros mismos en Estados Unidos, son muy fuertes. Los valores culturales de la vida, no sólo en la retórica sino en la acción. Es más obvio en sus fuerzas de defensa, que no pueden ser usadas para atacar, o para promover el Protocolo de Kyoto. Pero espefícamente lo que más me impactó sobre Japón es la idea aceptada a nivel nacional de la responsabilidad personal sobre la totalidad. Suena muy sencillo y lo es, pero no existe como doctrina social en Estados Unidos, donde tendemos más a hacernos responsables de nosotros mismos. En Japón todos, desde el que empaca la comida en el supermercado, hasta el vendedor de automóviles, están comprometidos con la excelencia y con tratar al cliente como jefe. Esto hace que algunas cosas funcionen muy bien. Yo reflexioné sobre esta doctrina social y sobre como sería la humanidad si fuera aceptada internacionalmente. Esta es la raíz de mi objeción a la guerra. Es parte del entendimiento de que si soy parte de la humanidad en donde cada miembro tiene que trabajar para su éxito y no en su contra. La guerra es el ejemplo y expresión últimos de la oposición a la humanidad.

¿Alguno de tus amigos ha muerto en la guerra de Irak?

No. Soy un marinero de la Navy (ejército naval) que pasaba casi todos los días en un barco pequeno que no tenía mucho que ver con la agresion actual. No ha muerto nadie que yo conozco o que es amigo de amigos en Irak, pero eso no tiene que suceder para darse cuenta qué tan mala es la guerra. Yo tenía un trabajo muy seguro en la Navy. Consistía en el mantenimiento y funcionamiento de un sistema de misiles. Un sistema de misiles que nunca, en los más de 30 anos que lo ha tenido el ejército, ha sido usada en un conflicto. La agresión actual no usa las naves de guerra de la Navi para nada más que como naves de cargo. En realidad, no es una batalla naval. Digo esto para enfatizar la seguridad de alguien que está haciendo mi trabajo y para explicar que mis acciones no tenían nada que ver con el miedo. Hice lo que hice porque se necesitan personas que están comodas y a salvo para resistir y terminar con esta guerra. Cuando nuestros políticos que nunca ven las imágenes reales de la guerra decidan resistir y actuar según su conciencia, y no según el dinero y la política, entonces va a terminar la guerra.

He visto algunos reportes que dicen que te negaron estatus de “conscientious objector” porque hiciste declaraciones públicas a los medios diciendo que no te oponías a todas las guerras, pero sí a la guerra de Irak. ¿Antes de hacer esos comentarios entendías la distinción entre objeción a todas las guerras y objeción a una guerra en específico, según el estatus de “conscientious objector”? ¿A la luz de tus experiencias como conscientious objector, qué consejos les darías a otros que están considerando negarse a pelear y/o están solicitando un estatus de “consciencious objector”?

Yo nunca dije que no me opongo a todas las guerras, prácticamente sí lo hago. Lo que el ejército ha hecho es manipular las citas de mis declaraciones a los medios para crear este caso. Por ejemplo, en una entrevista yo hablé de cómo políticamente la guerra contra Afganistán tenía más sentido que la de Irak, pero nunca aprobé los ataques en Afganistán. Yo sólo estaba expresando lo ridícula que es, incluso en el sentido político, la invasión y ocupasión de Irak. Yo invito a todos los miembros del ejército a preguntarse a sí mism@s qué tienen en la conciencia y que actuen segun ella. Si eso significa solicitar un estatus de “conscientious objector”, que lo hagan, si significa dejar las cosas como son, ¿quién soy yo para juzgarlos?

Yo invito a todos los que están planeando solicitar un estatus de “conscientious objector”, que primero busquen apoyo en la línea teléfonica GI Rights (girights.objector.org o llamar a (800)394 9544). El sistema está tersgiversado de manera que cuando solicitas estatus de “conscientious objector” te pongas la soga al cuello tu mismo(a), y si no recibes asesoría esto te va a pasar, e incluso así no es facil que te aprueben.

¿Qué consejos les darías a otros al considear ser parte del ejercito?

Informarse muy bien y considerar la fuente de la información. Preguntarse a sí mism@s “¿qué pasaría si Estados Unidos invadiera el país de origen de mi padre o mi madre? ¿Quiero renunciar a mi derecho de protestar en contra de guerras injustas? Hay millones de preguntas y acciones que un@ debe considerar antes de unirse al ejército, pero desafortunadamente lo hacen a los 18 o 17 anos cuando es probable que no vas a hacerte esas preguntas.

¿Sientes que te están usando como ejemplo y que otros soldados te están observando a ti y a tu caso para decidir si deben arriesgarse a seguir a su conciencia y negarse a pelear en la guerra de Irak? ¿Qué se siente tener esa responsabilidad?

Estoy seguro de que la Navy está consciente de que soy el primer miembro de la Navy en resistir y que de alguna manera eso me convierte en un ejemplo. Respecto a otros miembros del ejército, yo no los invito a hacer lo que yo hice; fue mi propia decisión, no lo hice por estar presionado y nadie debe sentirse presionado de tomar esa decisión. De hecho yo invitaría a la gente a quienes estan teniendo problemas con su conciencia a tratar de obtener estatus de “conscientious objector”. Imagínate que la mitad del ejército pensara así y que hicieran esa solicitud, entonces no habria acciones ilegales, nadie iría a la cárcel, pero definitivamente tendría efectos. Si piensas que la guerra está mal, entonces te aconsejarían mal para que no consideres la opción del estatus de “conscientious objector”.

¿Ahora que tomaste estas acciones, cuáles son tus planes a futuro?

Considero un día a la vez. Espero algún día ser maestro a nivel universitario, y quiero viajar mucho.

¿Cómo te ha hecho sentir esta experiencia respecto a Estados Unidos y la “libertad”?

Yo realmente odio las fronteras, no hacen nada más que lo que están disenadas a hacer: dividir a la gente. La libertad es una palabra preciosa pero no sabemos nada sobre ella. Hablamos de libertad en el contexto que nuestro gobierno nos lo permite, pero eso no es libertad. Hace dos anos tener libertad significaba sacar libros de la biblioteca sin que nadie te investigara, y eso ya no es verdad. Antes los abogados llamaban libertad de representar a sus clientes sin miedo, y después de Lynn Stuart eso ha cambiado. La libertad es siempre libertad y si constantemente está siendo redefinida, nunca fue libertad.

Tu Corte Marcial pendiente debe ser aterradora. ¿Qué haces para que el estrés no te despedace?

Me mantengo muy activo. He estado involucrado en tantas cosas desde que tome mi posición, desde foros hasta las anti-reclusión, hasta protestas del 19 de marzo, que es difícil parar y darse cuenta de la gravedad de la situación. También quiero mantener los pies en la tierra y saber que mientras haya gente como Mumia Abu Jamal y Leonard Peltier, e historia como Nelson Mandela, voy a tener modelos a seguir que realmente enfrentaron la persecusion por sus creencias, y entonces mi cruz se vuelve menos pesada.

En el mejor de los casos, ¿qué esperas lograr a través de tus acciones?

Terminar con la Guerra y la Ocupacion en Irak e ir solo hacia adelante desde ahi. Es ambicioso, ¿no?

¿Qué has aprendido de esto?

He aprendido que los indiviudos pueden hacer una gran diferencia.

Vean: www.kristenanderberg.org